Avisar de contenido inadecuado

Senda de los Prisioneros – Río de la Miel (Algeciras, Cádiz).

{
}

 

SENDA DE LOS PRISIONEROS – RÍO DE LA MIEL (ALGECIRAS, CÁDIZ).

 

                    DIFICULTAD (SOBRE 3): ++

                    DISTANCIA (KM): 15’6 (I y V)

                    DESNIVEL (MT): 500

                    TIEMPO (HORAS): 4-5

                    COORDENADAS: (N) 36º07’07,8’’ / (O) 05º28’31,3’’

                    Actualizado 16/05/12

INICIO Y FINALIZACIÓN:

Trayecto lineal o circular, depende de la ruta de bajada que cojamos. Comienza en la barriada de “El Cobre”, junto la Ruta del Río de la Miel”. Solo comentar que el trayecto de vuelta lo hice por el Río de la Miel, la ruta de baja no está muy bien explicada, queda pendiente de hacerla otro día y coger detalles, pero se puede completar con un poco de sentido común, en todo casi si no te fías baja por donde has subido.

 PERMISOS:

Sin Permisos. Bueno hay una zona, la del Río de la Miel que existe un letrero donde indica que es zona de especial sensibilidad y paso restringido, pero esa señal la encontraremos al final del trayecto, por lo cual tened cuidado y si podéis llevaos bolsa para recoger las basuras de insensibles.

 DESCRIPCIÓN:

El primer tramo coincide con el sendero del Río de la Miel. Aparcaremos el coche junto la cancela de entrada a la Finca “El Cobre”, de forma que no bloque dicha entrada y si es posible que se vea el vehículo desde la calle.

Una vez pasada la cancela por la puerta peatonal, seguiremos el camino de tierra hasta llegar a una bifurcación, donde encontraremos un pivote de señalización que indica con una flecha a la derecha (Río de la Miel),  pues cogeremos la ruta de la izquierda donde empieza la “Senda de los Prisioneros”. Subiremos por una pista forestal con mucha piedra suelta y siendo acompañado (por desgracia) por el famoso “Cable de Tarifa”, el cual a parte de romper la estética del lugar nos inundara con su característico sonido molesto, pero tranquilo es solo durante un pequeño tramo, aunque nos volveremos a encontrar una vez más en nuestro camino.

Siguiendo la descripción de la ruta, subiremos por dicha pista hasta encontrar el vallado y una casa, donde deberemos girar a la derecha, donde apreciaremos entre la hierba del suelo  y entre los árboles, un camino empedrado el cual es parte del sendero. Nos volveremos a encontrar una cancela la cual cruzaremos y giraremos a izquierda siguiendo el camino y atención, la pendiente toma más inclinación y además se encuentran muchas, pero que muchas piedras sueltas las cuales dificulta la subida y mayor aún la bajada.

En este tramo se apreciara que por donde vamos es una antigua carretera que en su momento estuvo hormigonada y con protecciones laterales para evitar la caída accidental de vehículos por el precipicio de la izquierda. Una buena zona para realizar algunas fotos de  nuestra bahía es junto una torreta del famoso cable.

El resto de la subida es bastante clara, una vez terminada la subida pasaremos junto un cerrado para animales y un par de angarillas.

Pasada la última angarilla seguiremos adelante y entraremos en una zona rodeada por árboles y posteriormente un antiguo puente donde, atención, no cruzaremos por el centro, la forma más lógica es bordeando el puente, pues el centro del puente tiene un socavón bastante hondo.

Seguiremos y llegaremos a un punto donde a la derecha se convierte en un sendero y a la izquierda otro pero es más ancho. Seguimos el sendero de la derecha el cual será de bajada y con buenas vistas.

Desde este momento empieza un poco a liarse la cosa, supuestamente el sendero debe llevar hasta la el Puerto de la Higuera (en Las Corzas), pero sinceramente no llegamos, entre que el tiempo que teníamos era un poco reducido y no teníamos ganas de pasar un día entero perdidos y andando por el monte, nos volvimos.

De todos modos podéis seguir bajando entre el arbolado, púes merece la pena andar por ese lugar tan bello y tranquilo, cruzando arroyos y entre árboles donde el musgo los invade al igual que las plantas trepadoras. Nosotros llegamos hasta un cruce donde encontraremos unas indicaciones de color rojo en este caso flechas y posteriormente puntos de este color entre las piedras o árboles. Bueno en esta bifurcación existen dos flechas para cada sendero, nosotros cogimos el de la izquierda (por lo del Sendero de los Presidiarios), anduvimos un buen trecho siguiendo la indicaciones, a veces hay que afinar la vista, hasta llegar a  un punto donde no encontramos más indicaciones, bien por qué algún “David el Gnomo” le dio por borrar, bien que esa ruta no era, bien el que marcaba la ruta se quedo sin pintura (jeje) o no lo vimos. La verdad y como dije antes, preferimos parar y darnos la vuelta hasta otro día que vayamos más preparado y con tiempo.

[Todo lo anterior ocurrió en Octubre, ahora en Diciembre y aprovechando que tenía algo de tiempo y nada me impedía salir a la calle sumándole que el gusanillo me estaba picando bastante púes llevo sin salir al monte desde primeros de Diciembre y ya está acabando el mes, hoy era el día de la lotería (como siempre, nada de nada), me dispuse a quitarme la espinita que tenía clavada, así que ahora sigo donde lo deje la otra vez, bueno un poco antes, donde estaba la bifurcación con las dos flechas izquierda y derecha.]

Bajaremos hasta llegar a una zona donde existe una bifurcación con dos flechas, derecha o izquierda. Esta vez cogeremos el sendero de la derecha, lo cual nos obliga a cruzar un arroyo e iremos subiendo fijándonos en las indicaciones de color rojo y en las pistas que los demás van dejando huellas (y por desgracia algo de suciedad también, pero poco).

Siguiendo las indicaciones (pintura de color rojo y algunos hitos que iremos viendo) hasta llegar a una zona más despejada de matorral y los vestigios de un antiguo asentamiento, pues encontraremos montones de piedra que suponemos son tanto lindes, como antiguas casas y corrales, con muchos líquenes. Este lugar tendremos en cuenta para la bajada, pues este será el punto que cogeremos para bajar por el curso del Rio de la Miel.

Pasado este punto, seguiremos subiendo y veremos un par de eucaliptos y justo a la izquierda veremos una antigua edificación en ruinas. La cual dejando a la izquierda seguiremos subiendo por el sendero, fijándonos esta vez en los hitos y siguiendo el camino el cual es bastante claro.

Eso si, no os despistéis, pues seguramente acabareis fuera de la ruta, o al menos eso me paso a mi por culpa de un corzo que se cruzo en mi camino, bueno este era el tercero, los dos primeros me los encontré donde menos me lo esperaba, en la primera subida, después de pasar la torreta eléctrica indicada anteriormente para hacer fotos.

Seguiremos subiendo hasta llegar a una angarilla, tenemos dos opciones, o abrirla y cruzar o andar 10 metros y llegar al “Puerto de la Higuera” y la pista de subida a las Corzas. Este es el fin del camino y habremos recorrido unos 7’2 Km. aproximadamente, ahora solo queda bajar por el mismo camino o por el Sendero de Río de la Miel, el cual describiré, eso si, hay que tener tiempo, ganas de casi perderse, llenarse de algo de barro mojarse las botas (invierno)  y de cruzar en tres ocasiones el río, el  por qué de cruzar tanto el río, ni idea, pues cuando llegue al Puerto de la Higuera, una mujer y su hijo me indicaron como bajar por el Río de la Miel y el consejo que me dio fue que cruzara el río a las primeras que pudiera, y así lo hice, eso si, no se si la vuelta la hice bien, pues hay veces que creí perderme, bueno no lo creí, estoy seguro, lo único que hice es seguir un poco mi instinto, y si yo llegue tu también, solo recordar que el cauce del rio nos lleva hasta la civilización, esto lo digo en caso de que os perdáis y como no, nunca es tarde para volver sobre nuestros pasos, como hice la primera vez que intente el camino, más vale una retirada a tiempo que dar vueltas por el monte. Después de todo esto ahora os describo como mejor lo recuerdo la ruta de baja.

Bajaremos hasta llegar a la zona donde estaban las ruinas de lo en un principio indique que parecía un antiguo asentamiento, después de la casa en ruinas.

Allí encontraremos un sendero a mano izquierda el cual seguiremos fijándonos en las indicaciones de color rojo y en los hitos.

Llegaremos a un llano donde podremos descansar, una vez cruzado dicho llano seguiremos bajando cruzando arroyos y oyendo el rugir del agua del rio el cual bajaba caudaloso, púes es invierno y ha llovido bastante.

Una vez lleguemos al rio cruzaremos (siguiendo las indicaciones de la amable señora que encontré arriba) por la zona donde veamos más segura, yo lo tuve complicado y casi me mojo un poco más de la cuenta, cruce más abajo, lo peor era volver al camino.

Este sendero que ahora cogemos está muy poco señalizado, yo me fije en algunas pisadas que pude distinguir, de todos modos coloque algunos hitos, no mucho, pues sinceramente creí que iba mal encaminado y deje de ponerlos. Pero no es complicado el camino es claro hasta llegar a un descampado donde veremos un árbol seco a la izquierda una pequeña torreta eléctrica(*), iremos hasta esta torreta, atención, nos alejaremos del rio, pero tranquilos, seguid caminando y encontraremos algunos hitos, el camino vuelve a ser claro, llegaremos una bajada empedrada y siempre en el cañón del río y junto a unos cables eléctricos y varias torretas más y pronto veremos un socavón a la izquierda, así que cuidado, y restos de una antigua tubería de agua, llegaremos a un punto donde encontraremos una zona que baja hasta el río o “creo”(**) que podemos seguir subiendo, yo opte por bajar hasta llegar al cauce otra vez del río, esta vez si nos fijamos, veremos unas señales circulares de color verde, un poco desgastadas, llegaremos a un punto donde nos veremos obligado a cruzar, yo cruce junto a un árbol caído, el cual me ayude para pasar, otra vez estuve a punto de ver el río desde otra perspectiva, vamos, a vista de salmón.

Ahora seguiremos bajando el río por senderos y siempre teniendo el río a la vista. Esta parte la haremos con precaución.

Encontraremos bastantes zonas donde hacer fotografías caídas de agua y pozas, hay una caída de agua muy interesante, pero para bajar es algo complicada.

Siguiendo el camino, volvemos a ver la tubería de agua y  cuando veamos el final del tramo (fácil de ver, está rota y sale agua, jeje), nos veremos obligados a cruzar por última vez el río, una vez realizada la fotografía de rigor a otra caída de agua y poza, seguiremos el camino que veremos y nos llevará a la última poza y caída de agua, donde apreciaremos las bellas inscripciones de los típicos “Homus Agilipolladus”, que durante todo el sendero van dejando restos de sus comidas, eso a sí algunas escondidas entre las rocas, que detalle de humanidad.

Una vez hemos llegado al “Molino del Águila”,  seguiremos el camino, haciendo una parada en la fuente.

Seguimos el camino hasta cruzar el puente romano y llegando al “Molino de Escalona”, el único que aún sigue funcionando en la comarca.

Seguiremos la ruta hasta llegar a la bifurcación que cogimos en un principio y al final / inicio del sendero.

 Sé que la última parte no está muy bien explicada, pero como dije antes, algunos tramos llegue usando el instinto, con lo que no me puede concentrar en los detalles.

 DE INTERES:

Se llama Senda de Los Presidiarios o Prisioneros, púes fue construida después de la Guerra Civil por los presos republicanos, como otra entrada a la ciudad, pero por lo que se observa en algún momento el trayecto fue cancelado (no se el motivo), pero más de uno se alegraría de ello y cuando hagáis la primera subida sabréis por qué.

La ruta del Río de la Miel, era antes utilizada para unir la Bahía con Medina Sidonia y la Bahía Gaditana, a pie o caballería sin carruaje, púes el puente no lo permite por el tamaño. Ruta muy  utilizada también por contrabandista y según cuentan por bandoleros.

(*) A fecha de 19/09/2010 para llegar a la torreta hay que soltear varias zarzas, intentaremos llegar lo más próximos a dicha torreta, a la derecha se aprecia un sendero que es el que deberemos coger.

(**) Si subimos, seguiremos el sendero hasta llegar a la parte superior del Molino del Águila.

El día 16/05/2012 subi de forma inversa y por el cauce del rio (aprovechando la falta de agua de este año) hasta llegar al punto donde indico que hay que cruzar el río para bajar hasta el Molino y he podido comprobar que otra vez la naturaleza ha ido cerrando el camino, pero se puede pasar sin problemas, aún la senda es ancha. Recomiendo hacer esta rutita de forma inversa por el río, pues se pasan por lugares muy bellos.

{
}
{
}

Comentarios Senda de los Prisioneros – Río de la Miel (Algeciras, Cádiz).

muy bien redactada la travesia ,por cierto hoy subí hasta el letrero que pone fin de la senda de los prisoneros,día poco nublado lo que hacia mejor la subida,tiempo aproximado 1h 40 min.fabulosas vistas y pude sacar fotos
jesuco jesuco 29/10/2009 a las 13:29
Gracias, no se cual es ese letrero, se que han estado arreglando el sendero, desde la primera vez que había tramos donde tenías que atravesar las zarzas hasta la última vez, lo han arreglado bastante, supongo que habrán seguido arreglandolo y colocando señalizaciones. Si es así me quito el sombrero ante el ayuntamiento o al PN y espero  sigan así.
Si el letrero esta en el Puerto de la Higuera (supongo), no olvides la proxima vez bajar por el río, es igual de o más bonito.
Bueno, hace unos días volvi hacer esta ruta y el cartel esta justo al cruzar el puente, si quereís llegar al Puerto de la Higuera obviad el cartel, os queda lo más bonito.

Deja tu comentario Senda de los Prisioneros – Río de la Miel (Algeciras, Cádiz).

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre